TUSIGEN INFANTIL Jarabe

BAGO

Clorfenamina
Codeína
Pseudoefedrina

Aparato Respiratorio : Antitusivos Expectorantes Mucolíticos

Composición: Cada 5 ml de jarabe contiene: Codeína Fosfato 10 mg; Pseudoefedrina Clorhidrato 7.5 mg; Clorfenamina Maleato 0.5 mg Excipientes. c.s.
Indicaciones: Alivio sintomático de la tos en condiciones como resfrío común, bronquitis asmatiforme, bronquiolitis, laringotraqueobronquitis, bronquitis crónica y aguda, tos irritativa.
Propiedades: Acciones farmacológicas: la Codeína causa la supresión de la tos por un efecto directo en el centro medular de la tos a nivel central. La clorfenamina posee propiedades antagonistas sobre los receptores de histamina H1, comportándose como un inhibidor competitivo reversible de la interacción de la histamina (potente mediador de la alergia) con sus receptores, disminuyendo la sintomatología ocular, nasal y pulmonar. La acción de la pseudoefedrina es más específica a nivel de los receptores alfa-adrenérgicos de los vasos sanguíneos del tracto respiratorio superior, resultando en una vasoconstricción en estos sitios.
Posología: Niños mayores de 12 años: 5-10 ml (1-2 cucharaditas) 3 veces al día.
Efectos Colaterales: Nauseas, vómitos, sequedad bucal, insomnio, excitación, cefalea, taquicardia.
Contraindicaciones: Pacientes que presenten hipersensibilidad a alguno de los componentes de la formulación, pacientes que cursen con hipertensión arterial severa, hipertiroidismo, o que estén recibiendo inhibidores de la MAO. Niños menores de 2 años.
Advertencias: Usar con precaución en pacientes con tos persistente o crónica secundaria al asma o enfisema pulmonar, pacientes con enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, hipertensión, función tiroidea anormal, hipertrofia prostática e insuficiencia respiratoria crónica.
Interacciones Medicamentosas: Los IMAO prolongan e intensifican el efecto de los antihistamínicos, pudiendo ocurrir hipotensión grave. Además la pseudoefedrina puede potenciar la acción de los IMAO. El consumo de alcohol, tranquilizantes y antiepilépticos pueden potenciar los efectos sedantes. La codeína puede potenciar el efecto de otros agonistas opiáceos, tranquilizantes, hipnóticos, sedantes, anestésicos generales, antidepresivos tricíclicos y otros depresores del SNC. Los simpaticomiméticos pueden reducir los efectos antihipertensivos de metildopa, guanetidina y reserpina.
Sobredosificación: Síntomas: los síntomas por sobredosis de pseudoefedrina consisten en ansiedad, taquicardia y/o hipertensión, estos aparecen de 4 a 8 horas después de la ingestión. Dosis tóxicas de codeína pueden producir excitación, convulsiones, delirio, hipotensión, miosis, baja de pulso, taquicardia, narcosis, enrejecimiento facial, tinitus, languidez, debilitamiento muscular, colapso circulatorio o parálisis respiratoria. Paro respiratorio, coma y muerte puede ocurrir en niños que reciban dosis orales de 2 a 5 mg/kg. Tratamiento: el tratamiento en general es sintomático y de soporte, con posible utilización de jarabe de ipecuana para la inducción de emesis, administración de carbón activado; lavado gástrico (no más de 3 horas después de la ingestión), en caso de estar imposibilitada la emesis. Oxígeno y fluidos I.V. La frecuencia cardíaca debe ser monitoreada y lo electrolitos sanguíneos medidos. Signos de toxicidad cardíaca pueden requerir la administración de proponolol I.V. Se debe tratar la hipocalemia con una solución diluida de cloruro de potasio. En caso de delirio o convulsiones utilizar diazepam. En el caso de intoxicación aguda por codeína en que se produzca una severa depresión respiratoria, se puede reservar el uso de administrar un antagonista opioide como Naloxona.
Presentaciones: Envase conteniendo 120 ml.