...

...600 222 4000

 

Cardioconciencia: Para cuidar tu corazón

Compártelo Facebook Twitter

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de fallecimiento en el mundo, sin embargo, estas se pueden prevenir siguiendo algunos consejos para mantener un estilo de vida saludable.

Ser responsable con el cuidado de tu corazón es la clave. Al tomar decisiones que ayuden a cuidar nuestro corazón estamos teniendo Cardioconciencia, lo que puede ayudar a evitar el 70% de las por enfermedades del corazón y hasta el 80% de los infartos.

Para ayudarte te entregamos simples consejos que agradecerás de corazón:

Alimenta tu corazón

La comida es un elemento básico para que nuestro corazón obtenga la energía necesaria para funcionar. Controla el consumo de alimentos altos en grasas saturadas, grasas trans, sal y azúcares. Incluye en tu dieta 5 porciones de frutas o verduras al día. Trata de equilibrar las calorías que consumes con las que gastas durante el día.

Ejercita tu corazón

La actividad física reduce el riesgo de enfermedades cardiacas y beneficia el bienestar físico y mental. Realiza actividad física moderada durante 30 minutos 3 a 5 veces por semana (recuerda antes consultar a tu médico). Jugar con los hijos o nietos, caminar hacia el trabajo o la casa, realizar las tareas domésticas, todo cuenta a la hora de mantenerse activo.

Ama tu corazón

Hay varios hábitos que debes modificar y acciones que realizar para mantener un corazón sano. Cuida el colesterol y la glucosa, si en ayunas los resultados del colesterol superan los 200 mg/dl y la glicemia es superior a 100 mg/dl, debes consultar a un médico. Duerme 8 horas diarias, trata de evitar el estrés y la ansiedad. No fumes, evita el consumo de alcohol y otras sustancias, te estarás cuidando.

Chequea tu corazón

Visita regularmente a tu médico, sobre todo si cuentas con factores de riesgo, como enfermedades genéticas, ya que se estima que la mitad de las personas que fallecen repentinamente por afecciones coronarias no tenían conocimiento del problema. Controla tu presión arterial, especialmente si eres diabético.

Lo importante es que sepas y estés consciente que en tus manos está la clave para mantenerte saludable.