...

...600 222 4000

 

Las vitaminas y tu organismo

Compártelo Facebook Twitter

En pocas semanas, las temperaturas comenzarán a subir y ya llega la estación del año que muchos esperamos: el verano. El aumento de la luminosidad -que comienza a darse durante la primavera-, el mayor tiempo de exposición al sol, además de agentes externos como el aire acondicionado, los alérgenos o los cambios de hábitos, pueden generar una pérdida de vitalidad en nuestro cuerpo.

“En este sentido, es necesario que también preparemos al organismo para esta época. Por eso, consumir alimentos ricos en vitaminas, con una gran cantidad de antioxidantes y betacarotenos nos ayudará no sólo a recuperar energías, sino que también a preparar, por ejemplo, nuestra piel para una mayor exposición al sol”, señala Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada.

Recomendaciones:

Lechuga

Además de tener pocas calorías, es uno de los vegetales que más proteína posee. Aportan una buena cantidad de vitaminas A, C, E y del complejo B, teniendo un gran poder antioxidante y ayudan a la piel y la visión. En el caso de la vitamina C, ayuda a preparar fisiológicamente al cuerpo a temperaturas muy altas, previniendo los golpes de calor y el exceso de sudoración. Como si fuera poco, ayuda a la eliminación de cálculos renales, reduciendo también la presión arterial, punto importante para los hipertensos que suelen verse afectados por el aumento de temperaturas en el verano.

Cebolla

Se compone de un 90% de agua y es un gran depurador del organismo, mejorando las funciones hepáticas, del páncreas y vesícula. Además, posee vitaminas del grupo B –hidratantes y que ayudan a reparar la piel- y es rico en vitaminas E y C, antioxidantes por excelencia. Asimismo, ayuda a bajar la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, siendo un gran aliado de hipertensos y diabéticos, que también pueden resultar afectados debido al aumento en la ingesta de frutas durante este tiempo.

Coco

Es un gran hidratante, por la gran cantidad de agua y minerales que posee, siendo un excelente aliado en época de calor. Además, regenera la flora intestinal por su alto contenido en vitamina C y azúcares naturales, además de reducir la presión arterial y disminuir los triglicéridos en personas que padecen de colesterol alto.

Ahora, si por malos hábitos existen bajas posibilidades de incorporar estos alimentos en la dieta diaria, siempre existirán los suplementos vitamínicos que aportarán sustancias que favorecerán a nuestro organismo. “No obstante, esta ingesta debe ser siempre supervisada por un especialista. El abuso de vitaminas –en algunos casos- también puede resultar riesgoso para nuestro organismo. La idea es utilizarlas a favor de nuestro bienestar, y para que nuestro cuerpo esté preparado para enfrentar las características de esta época seca y calurosa”, finaliza Molina.