...

...600 222 4000

 

¿Qué hacer ante un golpe de calor en menores de un año?

Compártelo Facebook Twitter

Según la Organización Mundial de la Salud, el verse expuesto a temperaturas mayores al promedio pueden comprometer la capacidad del cuerpo humano de regular su temperatura y, junto con ello, dar lugar a múltiples síntomas y patologías. Uno de los grupos etarios más susceptibles a sufrir complicaciones debido a las alzas de temperatura son los niños, especialmente los infantes menores de 1 año.

Aquí te contamos cuales son algunos de estos síntomas, a los cuales debemos mantenernos alerta cuando se presentan altas temperaturas:

Síntomas:

  • Náuseas y vómitos.
  • Aumento de la temperatura corporal por sobre los 40° C.
  • Dolor de cabeza y taquicardia.
  • Piel seca y muy caliente.
  • Fatiga y debilidad muscular.
  • Respiración acelerada.
  • Calambres musculares.
  • Alteraciones del comportamiento.

En caso de que un niño sufra de un golpe de calor, es necesario actuar de manera rápida, pues esto puede generar graves problemas. Algunas medidas a considerar en caso de vernos enfrentados a esta situación son las siguientes:

  • Colocar al niño acostado boca arriba a la sombra, en un sitio fresco y ventilado.
  • Soltarle la ropa y quitar las prendas innecesarias.
  • Colocar en la cabeza, cara, cuello, nuca y pecho paños de agua fría (no hielo) y cambiarlas cuando se calienten.
  • Si el pequeño está consciente, sin vómitos y es menor de 6 meses darle leche materna. En caso de ser mayor ofrecerle agua, y si no la tolera se recomienda darle pecho.
  • En el caso de inconsciencia, avisar de inmediato a emergencias e iniciar la reanimación cardiopulmonar, en caso de ser necesario.
  • Cuando el niño/a se recupere, debe ser trasladado a un centro de salud para que los médicos lo evalúen y decidan otras medidas a tomar en caso de ser necesario. .

Paula Molina, Química Farmacéutica de Farmacias Ahumada, indica que lo más importante ante las altas temperaturas es la prevención, para así evitar complicaciones ocasionadas por un golpe de calor. Hay que procurar que todo niño pequeño no sea expuesto al sol, sea hidratado constantemente (esencialmente con leche materna), sea vestido de manera acorde a la temperatura ambiente y se encuentre siempre bajo vigilancia de un adulto responsable.